Volvió AMUSE CUSHION revisa el re stock AQUI

PIEL, MANCHAS Y SOL: la ruta de la hiperpigmentación y sus cuidados 

PIEL, MANCHAS Y SOL: la ruta de la hiperpigmentación y sus cuidados 

 

Hola hola!!! Aquí volvemos después de nuestra pincelada por los exfoliantes para conversarles sobre otro asunto que ustedes consultan muchísimo y es preciso para esta época: MANCHAS.

“me quiero blanquear”, “quiero borrar una mancha”, “quiero atenuar mis pecas”… son cosas que se escuchan frecuentemente en el mundo del skincare y constituye la mayoría de las compras de productos para el cuidado de la piel (además de consultas a profesionales para tratamientos despigmentantes).

Pero aquí viene la pregunta de oro: ¿Son malas las manchas en la piel? Debemos hacer una división sobre lo terapéutico y lo estético, porque no siempre se complementan respecto a este tema pero comencemos con lo más sencillo: Tú en tu día a día, conviviendo con la sociedad. 

Históricamente se ha instalado en el subconsciente colectivo que “se deben borrar las manchas, porque te hacen ver fea y descuidada” y para el día de hoy, pleno 2022, debemos comenzar a deconstruir nuestra relación con las hiperpigmentaciones porque en el afán de perseguir una piel perfecta terminamos debilitando y dañando su funcionamiento normal.

Hiperpigmentaciones: ¿Cómo nacen las manchitas?.

Primero y antes que todo debemos conocer a los actores principales: Melanocito y Melanina.

Los melanocitos son células provenientes de la línea de los glóbulos blancos (células defensivas), y participan en nuestra piel (base de la epidermis) como mediadores de las reacciones inflamatorias e inmunes ADEMÁS de producir melanina. Así es, cumplen una función defensiva en nuestra salud cutánea por lo que interferir su trabajo también puede traer efectos indeseados. 

La melanina es una molécula producida para defender a los queratinocitos (población de células que producen queratina y constituyentes principales de la epidermis) de la radiación solar Y OTROS AGRESORES. Siempre se ha asociado esta sustancia al bronceado y las cicatrices como algo que funciona como un escudo químico contra las radiaciones UV, pero además su producción libera otras sustancias y cambia ambientes en las células vecinas que ayudan a otros procesos (por ejemplo la cicatrización de heridas y eliminación de microbios en procesos infecciosos).

Entonces nuestro pensamiento respecto a las manchas debería comenzar a cambiar en cuanto a decisiones cosméticas que tomamos de forma errónea, sobre todo con LOS MOMENTOS CORRECTOS DE HACER COSAS. Basadas en lo que les contamos arriba, el uso de despigmentantes debería ser después de que los procesos inflamatorios terminaron (aproximadamente 3 a 4 semanas después de producida la inflamación) porque es el momento en que el ambiente bioquímico de la piel es más estable y tendrás mejores efectos.

Claramente hay manchas y manchas, porque su aparición está asociada a factores ambientales, genéticos y hormonales; entonces debemos educarnos bien respecto a tipos de pigmentaciones para poder entender qué hacer al respecto. Debemos excluir al BRONCEADO de esta categoría porque básicamente está dado por el ambiente pero está en nosotros hacer algo al respecto y las opciones son infinitas.

Sol bueno y Sol malo 

¿Porqué el bronceado debemos verlo con otro prisma?

Porque el agresor está totalmente fuera de nuestro control: EL SOL. Nuestra estrella más querida emite un sinfín de radiaciones a los planetas que la rodean y desgraciadamente el nuestro a raíz del daño ecológico ha perdido un porcentaje importante de su escudo protector, por lo que ellas entran aquí sin los filtros químicos que teníamos en los ’90s y causan daños irreversibles que pueden comprometer nuestra salud en distintos niveles.

El uso de protección solar es LEY hoy en día, los 365 días del año y con replicación cada 2 a 3 horas (sobre todo si vives más cerca de la línea del Ecuador) porque nuestra melanina ya no puede contener la intensidad de las radiaciones UV y los daños a nuestro ADN son mucho más contundente, llevando a Cáncer,  Foto-envejecimiento y daño fetal (en el caso de mujeres gestantes).

A eso se suma el hecho que hay personas más proclives a pigmentarse que otras (polimorfismo genéticos causados por las migraciones, la alimentación y el tiempo), esto se llama FOTOTIPO y se puede evaluar con un cuestionario con criterios como estos:

* Aparición de pecas en verano.

* Color epidérmico en invierno: lechoso o blanco.

* Brillo: mate o ligeramente opaco.

* Color adquirido al broncearse: dorado, dorado-moreno, moreno (en sus diferentes tonalidades).

* Aparición de eritema (enrojecimiento) ante una exposición inmediata al sol (menos de 10 min).

* Presencia de eritema a los 21 días de exposición. Para determinar el grado de activación de los mecanismos fotoprotectores de la piel (formación de pigmento y engrosamiento del estrato córneo, que requieren 2-4 semanas para desarrollarse).

* Historia genética.

* Edad.

* Número de quemaduras solares graves que se ha tenido previamente.

* Posibilidad de fotosensibilización por determinados alimentos, medicamentos y cosméticos, entre otros posibles agentes causales.

Se clasifican en 6 tipos basados en su color y tolerancia a la quemadura solar, te los resumiremos fácil para que los analices (igual te dejaremos una tabla más detallada por si quieres mirarla, la fuente es ELSEVIER por si acaso)

Tipo I: Blancanieves, te pones al sol y tu piel se pone roja como cangrejo y después se cae y aquí nunca pasó nada.

Tipo II: Blanco igual, pero después de exponerte al sol y aunque se descames, queda dorado. Igual te pones roja!

Tipo III: Rara vez te pones roja al sol, te descamas y que un bronceado fascinante. Facilidad para hacer manchitas!

Tipo IV: Piel tono mate, casi nunca se pone roja y se broncea fácilmente!! Buena para las manchitas.

Tipo V: Piel Morena! No se pone roja y la melanina es su pasión. 

Tipo VI: Pieles negras, altísima tolerancia por la cantidad de melanina y grosor de piel.

Por eso es tan importante el “control piel sana” con tu dermatólogo 1 vez al año para revisar los lunares y pigmentaciones varias que pueda tener tu piel (además de otros asuntos importantes claramente).

Como siempre les decimos, las decisiones cosméticas también conllevan responsabilidades y el uso continuo de protección solar reduce la síntesis de Vitamina D3 (captación de Calcio en dientes y huesos/ funcionamiento adecuado de sistema digestivo, renal, nervios e inmune), así que el uso de suplementos es importantísimo en esta época… y no pensamos que agredir la piel para la producción completa de Vit D sea muy justificable considerando la enorme cantidad de opciones nutritivas en el mercado.

De igual manera, te recomendamos una exposición solar CONTROLADA de 15 min al día fuera del horario de riesgo (antes de las 11AM o después de las 17PM) de tus brazos o piernas para poder ayudar a tu cuerpo con su producción de Vitamina D (si eres alérgico al sol CLARAMENTE NO PUEDES HACERLO). 

En resumen… ANDA AL DOCTOR!

Hiperpigmentaciones: miremos nuestras manchitas 

Volviendo a nuestro asunto, hay distintos tipos de manchas dependiendo de qué las causa: Genética, edad, hormonas, medicamentos, cosméticos, ambiente, etc.

  • Pecas (efélides)
  • Lunares (nevus)
  • Melasmas (clásico de fototipos 3 y 4, muy asociado a hormonas y embarazo)
  • Manchas seniles (léntigos – aparecen con la edad y en zonas expuestas al sol. Parecen lentejitas)
  • Hipercromía por fotosensibilización (ojo con los perfumes y alergias ambientales)
  • Hipercromía por medicamentos (ALGUNOS anticonceptivos, antidiabéticos, diuréticos, antidepresivos, entre otros… consulta con tu doc).
  • Hipercromía post inflamatoria (un clásico, manchitas post acné, uso de cera depilatoria, dermatitis…etc, aparecen después de una inflamación).

Claramente el abordaje de cada caso ES MÉDICO y no existe en el mundo un cosmético que corrija las causas de estas pigmentaciones, por lo que los cosméticos lo que harán es algo PALIATIVO (mejorar el aspecto).

Despigmentantes: Cómo, cuándo y porqué.

El origen de una mancha tiene ETAPAS y los productos cosméticos conocidos como despigmentantes van a alterar algunas o todas ellas con la finalidad de reducir la apariencia de las manchas.

1- Producción de la melanina

2- Maduración (oxidación) de la melanina en sus “paquetitos” (melanosomas).

3- Transporte de los melanosomas a las células más superficiales de la epidermis (queratinocitos del Estrato córneo).

Cabe señalar que nos vamos a encontrar con activos que son ESPECÍFICAMENTE despigmentantes y otros que cumplen otras funciones dentro de las cuales además cuentan con un “plus” que participa alterando la cadena de producción de melanina.

Actúan en la producción de la Melanina: Thiamidol, Ác. Kójico, Vitamina C, Arbutin*, Retinoides*, Ác. Ferúlico**, Resorcinol, Licorice*, Ácido Tranexámico**.

Actúan en la Oxidación de la Melanina: Arbutin*, Retinoides*, Niacinamida, Soya*,  Glutatión. 

Actúan en el transporte de la Melanina: Retinoides*, Niacinamida, Licorice*, Soya*, Glutatión, Ácido Tranexámico**.

Actúan en la Exfoliación (acelerantes): Retinoides*, AHA, BHA, PHA, LHA.

*actúa en múltiples puntos. 

**además detiene el aumento de melanocitos.

 

RUTINA DESPIGMENTANTES: NO MÁS MITOS

Vamos a hablar con la verdad, no existe UN producto mágico que tenga la capacidad de atenuar una mancha por sí solo, como tampoco es correcto hablar de “BORRAR” manchas (la piel tiene memoria y si detienes el uso de los productos despigmentantes podría haber una recidiva de la pigmentación en mayor o menor grado). Lo que sí debes tener en cuenta que los logros que obtengas en tu rutina está en las manos de 3 productos: Un exfoliante químico, un agente anti-melanina y un protector solar.

Como ya hemos aprendido respecto a exfoliantes y despigmentantes es que sus mecanismos son bastantes complejos, así que su uso en pieles intolerantes o que por primera vez están internándose en la dermocosmética podría tener efectos indeseados si se hace de forma abrupta e invasiva (todo al mismo tiempo y todos los días).

Su uso debe ser gradual e idealmente en la noche (prevengamos las manchas por fotosensibilización). También debes estar al tanto de tus alergias con los test cutáneos/de parche correspondientes y controles dermatológicos al día (sobre todo si tu piel es sensible).

TIPS: construye un calendario semanal de tu rutina cosmética para que programes el uso de tu exfoliante y despigmentantes de forma que no se encuentren en la misma rutina (lo ideal es que tu piel se enfoque y saque provecho un 100% de cada uno de ellos).

Usar un exfoliante químico (especialmente AHAs y PHAs) favorece la descamación de la piel, contribuyendo a su renovación y un tono de piel más parejo. Debemos señalar que su uso correcto también implica tomar descansos y observar el comportamiento de piel para suspenderlo si hay síntomas como parches rojos, picazón, etc.

El despigmentante tiene como objetivo final la reducción de la intensidad de las manchas (independientemente del mecanismo), y su efectividad estará asociada a su uso constante. Como sus mecanismos pueden interferir otros que son importantes para la salud de la piel, los activos de esta familia están en constante evaluación y re-formulación para que los “pros” sean muchos más que los “contras”; por ejemplo la Hidroquinona fue eliminada de los productos cosméticos por ser muy problemática en pieles sensibles al mediano plazo (y si no lo era, con el uso se volvió intolerante).

Ambos cumplen un rol importante, pero no sirven de nada si no hay un protector solar en la ecuación, porque los exfoliantes te dan una piel “más nueva” que si no se cuida adecuadamente puede reclutar nuevos melanocitos para su defensa de la radiación solar; así como también los despigmentantes podrían perder su efecto al oxidarse rápidamente por los efectos del sol.

PROTECCIÓN SOLAR: ÉXITO ASEGURADO

Llevamos 3 artículos de blog diciéndolo: USA PROTECTOR SOLAR!!! No es de pesadas, es para cuidarte porque el Sol ya no es un amigo tan genial como antes!. Además la protección solar no se trata solo de usar un cosmético, es la suma de acciones que van en pro de compensar los efectos de la exposición solar y prevención de daños.

  • Usa protector Solar.
  • Consume agua responsablemente 
  • Usa antioxidantes.
  • Usa prendas y accesorios que ayuden a protegerte del sol.
  • Evita la exposición solar en condiciones extremas.

De todas las cosas que las radiaciones que nos regala… las manchas son el mal menor! CÁNCER (no solo de piel! Ojo ahí),  FOTO ENVEJECIMIENTO Y QUEMADURAS. Y no hablamos solo de tomar solcito en verano querides, es todo el año!! Porque las radiaciones ionizantes NO SE VEN Y NO CAUSAN CALOR, son silenciosas y están instaladas en el ambiente todo el año.

Para resumirlo fácil, la radiación solar lo que hace es dañar el ADN de todo lo vivo y curiosamente quienes tienen menos defensas frente a ellos somos los humanos (créeme, en unos años habremos querido nacer siendo planta u hormigas quienes son los reyes de la protección solar por su rapidez para adaptar su material genético y modificar sus mecanismos de defensa).

El daño del ADN causa mutaciones, como el acortamiento de los cromosomas (tal como lo lees, se reduce la cantidad del material genético) o cambia el comportamiento de la maquinaria encargada de la expresión de los genes… y eso es UN GRAN PROBLEMA (hola, cáncer). Como el daño no es menor, nuestro sistema inmune produce melanina (melanocito, nuestro mejor amigo aunque le gusten las manchitas), que es una molécula que se coloca alrededor de los núcleos de las células de la piel haciendo un escudo que capta las radiaciones UVs y las disipa en forma de calor (por eso en verano el calor es mayor aun de lo que dice ella termómetro ambiental).

Protectores solares: ¿Cuál me sirve?

 

Los hay de 3 tipos: Físicos, Químicos, Físico-químicos. Hoy en día los más usados son los últimos y los dos primeros son para casos más específicos (especialmente los físicos).

  1. Físicos: más conocidos como pantallas solares, son densos y sus activos principales son sales metálicas (óxido de Zinc, aluminio, etc), que les dan ese color blanco característico. Son muy usados para los post operatorio de procedimientos dermocosméticos (láser, peeling químico, mesoterapia, etc). El aplicarse en la piel funciona como un espejo que refleja parte de la radiación (aprox 15%) y el resto se disipa como calor, pero causa mucha sensación de calor.
  2. Químicos: Novedosos y con formatos más “modernos”, los encontrarás en aerosol, spray, barra y otros (en Japón incluso se está trabajando en uno de administración oral). Livianos y de acabado no graso están formulados con activos que funcionan de forma similar a la melanina, pero en algunas pieles intolerantes pueden ser contraproducentes porque liberan demasiado calor durante su trabajo (ojo aquí pieles con rosácea!).
  3. Físico-químicos: Un punto medio entre ambos, por lo que son fluidos pero a la vez con un contenido mineral que ayuda a controlar los efectos químicos en la piel. El mercado ha explorado ampliamente este nicho con productos y formatos que permiten una replicación más fácil en el día, incluso con maquillaje.

¿Cómo se usa y por qué re-aplicar el protector solar?

Explicado de una forma super simple un protector solar una vez que se absorbe y asienta su maquinaria química en nuestra piel, funciona como un fósforo encendido: se consume con el paso de las horas, y su duración está muy relacionada con el SPF y la intensidad del calor/radiación solar.

Para que funcione en condiciones óptimas, aplicas el producto (2 dedos mínimo, que puede aumentar si la textura del protector es muy ligera) y debes esperar mínimo 20 minutos antes de exponerte al sol. Respecto a la efectividad y duración,mientras mayor sea el SPF (o FPS – factor de protección solar)… más tiempo dura, pero siempre teniendo en cuenta un máximo de 3 horas.

El SPF óptimo va desde el 35 hasta el 50+ (ambos protegen un 95% o más durante el periodo de tiempo que les dijimos), la única diferencia entre ambos tipos de SPF es que el 35 contiene menos ingredientes fotoprotectores que el 50+… liberando menos calor (ejem!! Gente con rosácea y dermatitis varias… aló!!).

Además no olvidemos que con el calor aparece también el sudor y las largas sesiones de piscina o playita, que barren con el protector solar… así que repitan con nosotras: RE-APLICAR CADA DOS HORAS.

Bueno, sabemos que este artículo resultó más largo de lo que pensamos pero no podíamos extendernos menos en un tema tan importante, porque la la relación que tenemos con nuestra piel, su salud, lo que nos gustaría lograr en ella y el sol… no siempre nos dan los resultados que esperamos, pero siempre recuerden que no podemos pasar por encima de su tolerancia en la búsqueda de la “piel de porcelana”.

PIELES SANAS, NO PERFECTAS.

Y para la próxima semana les tenemos un temón para el cambio de estación: PRODUCTOS CALMANTES!!

×

El único Whatsapp de Qué Coreana!

× Hablemos por Whatsapp